LA EMPRESA: UN JUEGO DE EMOCIONES

Iniciamos este nuevo canal de comunicación pensando en todos aquellos profesionales que tienen interés en mejorar sus interrelaciones con las personas con las que trabajan, conviven, colaboran y, porque no ..., de vez en cuando se enfadan.

Sin ningún tipo de ambición de inventar lo que ya está inventado, sencillamente pretendemos que una vez al mes, durante un minuto, nos permitas interrumpir tu día a día, lleno de cosas importantes y urgentes que hacer.

Sin reflexión, la prisa y la urgencia nos pueden hacer perder el sentido de lo que hacemos en nuestra vida cotidiana y nuestro entorno profesional. Te ofrecemos aparcar, durante un instante, la presión por los resultados, para cumplir los plazos que nos pide el cliente, para lograr el presupuesto de ventas, para presentar los informes pendientes, para asistir a todas las reuniones, ...

Si no somos capaces de entender qué emociones y sentimientos entran en juego a la hora de afrontar estas actuaciones, nunca llegará el momento de gestionarlas. Este es nuestro reto: poner sobre la mesa todas aquellas emociones que de una manera u otra influyen en el ámbito profesional, buscando otros patrones de respuesta más efectivos y satisfactorios, tanto para las personas que nos rodean, como para nosotros mismos .

Es cierto, que a la empresa a alcanzar resultados, sin los que no podríamos mantener su continuidad. ¿Pero quien dijo que esto siempre lo hacíamos de forma racional y objetiva? ¿Quién dijo que teníamos que pagar un precio tan alto, que acabaríamos poniendo en juego nuestro bienestar y también el de nuestros colaboradores?

Sólo siendo conscientes de cómo las emociones juegan un papel fundamental en todas nuestras decisiones, sólo así, seremos capaces de gestionarlas.

@Joana Frigolé